Páginas vistas en total

23/6/14

La justicia por su mano.

Jorge (3 años) llega del cole castigado.
-¿Que ha pasado Jorge?
+ No hice nada, es que "x" me empujó y yo pellizqué a "y" que se estaba riendo, pero flojito.
- ¿Flojito? No habría llorado y la profe no se habría enterado.
+ Flojito abuela, y encima yo le había perdonado y se chivó.
-¿Como que le habías perdonado, si el que pellizcaste fuiste tú?
+ Pero él había empezado. Se estaba riendo de mí y yo le perdoné. El pellizco era para que no volviera a reírse de nadie.

Ya me dijeron en la Escuela de Práctica Jurídica: Siempre puede haber una justificación para la comisión de un delito. La labor de un abogado es buscarla.


No hay comentarios: