Páginas vistas en total

10/9/11

inmersión linguística

Está este nuestro país (como si no hubiera problemas ya) sumergido en una discusión absolutamente absurda sobre la inmersión lingüística del catalán. Resulta que los catalanes (Pablo es catalán de nacimiento) no quieren que se estudie en sus coles nada mas que en catalán ( eso es lo que significa "inmersión lingüística" por lo visto). Para mi, que soy muy inculta, inmersión significa entrar en un líquido y no veo que tiene de líquido el catalá.

Me hace gracia, los catalanes deben pensar que su lenguaje es el no va mas de los idiomas del mundo mundial. Y no tengo nada contra el catalán, es mas, me encantaría dominarlo. Pero puestos debo contaros mis experiencias en distintos lugares de esta nuestra geografía española.

Cuando vivía en Cadiz no conseguía entenderme con ellos. Por ejemplo: llaman patines a los calcetines de los bebés (patucos en mi tierra castellana), decían tiestos a los trastos , alcahuciles a las alcachofas y su célebre "pisssha" o "maricón" es en sentido cariñoso.

Pero lo peor es que, después de 30 años en Canarias, todavía me cuesta entender algunas cosas. Os cuento: ñoños son los dedos de los pies, vena de ternera es el redondo, los columpios son remos, las tuberías se tupen no se atascan, las palomitas de maíz son roscas de millo o cotufas si vives en Tenerife, los guisantes son arvejas, el bienmesabe (que en Cadiz es un pescado) es un postre, las truchas son empanadillas de batata o cabello de ángel, si estás empachado se dice embostado, si estás muy contento es enralado, la remolacha es beterrada, asomarse es alongarse, las enaguas son zagalejos, el aperitivo se llama enyesque, el chupete es la chupa, asqueroso es jediondo.......y yo soy una goda porque después de tantos años todavía no consigo entenderme con mis amigos canarios.

Y ni os cuento en Méjico, que parece que hablamos todos castellano pero es como un castellano distinto: ducha, regadera; dormitorio, recámara; finca, predio; encender, prender........

Así que lo de la inmersión lingüística catalana me da risa. Cuando por razones de vida te toca estar en otro sitio que no es el de tu procedencia no hace falta ninguna inmersión, me da lo mismo Cataluña, que Inglaterra que Canarias o Kenia. Lo fundamental no es la inmersión sino el salir a flote. Y eso se consigue con la convivencia, sin necesidad de inmersiones de ningún tipo. Porque la necesidad de comunicación es innata al ser humano. Y, al final, las buenas gentes consiguen comunicarse siempre, con o sin inmersión lingüística.