Páginas vistas en total

30/8/10

La música de Bach no es para el verano

Me gustaría que apreciaras la música cuando seas mayor porque es una de mis mayores aficiones y me haría ilusión compartirla con mis nietos. Por ahora te mueves, como bailando, cuando escuchas melodías que te gustan como la canción de despedida de "La casa de Mickye Mouse" o la canción de "Thomas y sus amigos". Y te duermes tranquilito si te canto "Donde vas Alfonso XII" o "Ya se van los pastores". Esto es curioso porque si te canto por ejemplo "Duérmete niño de mi vida", que es una canción inventada para dormir niños, te produce el efecto contrario. No se si es que las primeras te resultan muy aburridas o es que la palabra "duérmete" de la última te recuerda que queremos dormirte y por eso te rebelas.

Es que la música no solo se escucha, también se visualiza. Al menos eso le ocurre a tu abuela. Y si no visualizo nada, no escucho. Al tercer compás ya dejo incluso de oírla.

Así anda tu abuela siempre que tiene ocasión, escuchando y visualizando la música grabada en su ipod. Pero no siempre lo consigue.

Por ejemplo en la playa suelo escuchar música actual porque me resulta fácil disfrutarla. El sol, la gente, los niños jugando en la orilla, el ruido de las olas...... todo me resulta divertido y me aporta energía, por lo que escuchar a Lady Gaga, Shakira y similares me da subidón. Y en esas estaba cuando (cosas de la técnica) me saltó la lista de música clásica.

¡Que impacto! nada menos que la Tocatta y Fuga en Re menor de Bach a toda potencia en mi oído. No era capaz de visualizar nada, no me inspiraba nada aquella música en aquel sitio. Ese órgano a todo meter......esa solemnidad....intenté visualizar algo que tuviera relación pero no encontraba ninguna cosa; pero es que ninguna.....
Las sombrillas, los cubos y las palas, los flotadores, la señora gorda tumbada a mi lado, el joven tatuado entrando en el agua, el bebé haciendo un castillo con su mamá.....eran como bofetadas para los sonidos que estaba oyendo. Y con el calor que hacía no podía ni recordar como es una iglesia por dentro y ¡mira que lo intenté!

Desconecté el ipod.

Y pensé: no es que yo este perdiendo el gusto por la música es que, definitivamente, al Sr. Bach no le sienta bien el bañador.

25/8/10

Mandos a distancia

Has estado con los abuelos unos días. Ni te cuento como lo has pasado. Todo te divertía. La playa, el parque infantil, los paseos, los juguetes y cuentos que fueron de tu padre y tu tío.....La abuela está agotada y con un dolor de cuello que no te imaginas. Es que pesas 13 kg y levantar tropecientas veces ese peso tiene su castigo....
Ahora, que ya te has ido, la casa parece vacía. Y es que un niño como tu llena mucho tiempo y espacio. Ya te comenté que los hijos se tienen a la edad que se tienen por algo.La naturaleza es sabia.

Pero hay algo por contra que desde que te has ido permanece lleno: la cesta de los mandos a distancia.

Tu abuelo tiene en casa un montaje técnico- televisivo digno de estudio psicológico. Por ejemplo, para que se pueda ver y oír la tele del cuarto de estar hace falta manipular ¡hasta cuatro mandos distintos!, con decirte que la abuela tiene una chuleta especificando paso a paso como hacerlo.....
Paso 1.- mando tv- apretar botón rojo
Paso 2.- mando equipo sonido- apretar botón verde, seguidamente botón aux para oír la tele- botón vcd para ver y oír un dvd en su caso.
Paso 3.- mando canal+- apretar botón rojo- seguidamente, si se ha encendido la pantalla de la tele, seleccionar nº de canal que se quiera ver. Si no se ha encendido volver al paso 1.
Paso 4.- mando tele-apretar tecla monitor si se quiere ver el tdt normal y no el canal+

Ya ves que lio, y eso que al principio me parecían difíciles lo ordenatas...Nada que ver. El ordenata lo enciendes y enseguida sale algo y no necesita mando a distancia. Todo esta en la pantallita, solo tienes que señalar lo que quieres que haga y ¡plaff ! ahí está. La tele en cambio ya te digo, un verdadero galimatías al que solo se accede con el mando a distancia.

Y si estás tu se complica mucho mas porque nunca están los mandos donde tienen que estar. En el cesto hay juguetes tuyos y en el baño aparece el mando del canal+. Y el de la tele probablemente aparecerá en tu cuna.....

Lo que me ha dejado perpleja no es que los distribuyas por toda la casa (comportamiento normal de los niños de todas las épocas a tu edad), lo que me ha sorprendido es que tu y los de tu generación sepais perfectamente que apretando los botoncitos de esos cacharros aparece Mickey Mouse o Bobesponja. Y que no los confundáis con los teléfonos inalámbricos ni con los móviles que también tienen muchos botoncitos. Cuando pillas un teléfono te lo pones en la oreja pero si es un mando a distancia apuntas al aparato electrónico que tengas a la vista.

Si te cuento que cuando la abuela era como tu no tenía ni televisión......por supuesto que no te lo crees. O si lo haces es porque piensas que soy del Pleistoceno o por ahí,; como mínimo de la Edad Media. Normal. Si es que estáis rodeados de alta tecnología desde el paritorio. No te rías, el abuelo nació en su casa. Nada de goteros, ni paritorios, ni epidural, ni nada de nada.

Ahora los niños jugáis online, tenéis amigos virtuales y en vez de apodo (Pepe, Curro.....), avatar. Habláis por sms o email y todo apretando un botoncito. ¿Y que vamos a criticar los mayores si somos los primeros en dejarnos seducir por los mandos y la tecnología? ¡Si hasta tu abuela te habla desde un blog!.

Debe ser cosa del progreso pero, entre tu y yo, sigue perdiendo los mandos a distancia de vez en cuando en tu vida y sal a la calle. Viaja, entra en una iglesia, pasea, acude a un concierto, a un teatro...y, sobre todo, habla en vivo y en directo con personas reales. No te pierdas la VIDA real por ganar una vida en una partida virtual.

15/8/10

Conviviendo

Estoy de abuela canguro disfrutando unos días de ti. Esto implica un cambio de vida y de horarios completo para tu abuela.
Por ejemplo, todos los días de 6 a 8 de la tarde vamos al parque para que te desfogues y luego duermas bien pero fundamentalmente (tengo que ser sincera) porque la abuela se cansa de jugar todo el tiempo contigo a meter los triángulos por su agujero, las estrellas por su agujero, los círculos por su agujero....y de enseñarte una, y otra, y otra, y otra vez la vaquita que hace muuuuu!!!!! la ovejita que hace beeeee!!!!! y mil animales que hay en una granja y que están perfectamente dibujados y sonorizados en tu cuento favorito.

Así que para descanso mental de tu abuela, que no físico, vamos al parque.

Y tengo que reconocerte que estoy aprendiendo mucho de vosotros los bebés a estas alturas de mi vida.

Por ejemplo de convivencia. Mira que esta de moda ahora hablar de tolerancia entre razas, religiones, sexos, etc, etc... Mira que se escriben consejos, teorías y disertaciones varias. Mira que se habla en tertulias del tema y mira que se dictan cada día en cada parlamento democrático del mundo normas para regular esta convivencia.

Pues yo aconsejaría a todo el mundo que se pasara un par de horas en cualquier parque infantil de bebés. Eso es convivencia y tolerancia. Da lo mismo que uno sea blanco y otro negro, rubio o moreno, niño o niña..... a todos os gustan los mismos juegos, todos compartís los juguetes (algunos mas a regañadientes que otros pero al final os pueden las ganas de jugar con otro niño) y todos en algún momento os peleáis llegando incluso a las manos y a los pelos y al momento siguiente, aquí no ha pasado nada y otra vez tan amigos.

Y tu abuela se pregunta: si esto ocurre entre los bebés que todavía no estáis influidos por nuestras costumbres y nuestros cuentos para educaros ¿no será porque el ser humano en origen no tiene problemas para convivir con otros seres humanos aunque sean distintos o piensen de distinta manera? Deberíamos reflexionar sobre esto y no malearos en nombre de la memoria histórica, la religión y/o la educación. Tal vez de este modo en vuestro futuro no habría que seguir hablando ni legislando sobre la convivencia y la tolerancia.

Ojalá..../ لو شاء الله (law sha'a Allah....)

7/8/10

Jorge

Creces tan rápido que dentro de poco ya no tendré que contarte cosas y serás tu el que me las cuente a mí. Pero todavía no. Y hoy tengo una cosa muy importante que decirte.

Voy a ser abuela bis. Dentro de poco llegará Jorge. Estoy muy contenta por ti porque tendrás un compañero de juegos y por mí porque tendré otro peque al que contar cosas ahora que tu ya te vas haciendo mayor.

No me alegro tanto por la Kika porque vais a ser dos para hacerle trastadas.

Verás que divertido tener un hermano, sobre todo porque tu eres el mayor y eso es muy importante. Serás el que le enseñe todos los juegos.

Ya tengo ganas de conocerle.

De momento, como todavía falta bastante tiempo, estoy esperándote porque vienes unos días a casa de la abuela para librarte del calor que hace este verano en Madrid.

Ya se que no será tan divertido como los días que has estado navegando con el abuelo por Malta y Sicilia.
Es que tenías que verte. Te has bañado en alta mar, has ido en la zódiac intentando quitarle los mandos al abuelo y ¡querías montar en la moto acuática!. No tienes nada de miedo lo que no se si es bueno o malo, y has disfrutado a tope. ¡Y el día que España ganó el mundial de fútbol estuviste despierto hasta que terminó el partido! Te pusieron la camiseta de la roja y participaste de la fiesta hasta el final.

Y cuando llegue Jorge dentro de unos meses estaremos tu y yo esperándole para contarle todo esto y muchas cosas mas, porque es tan pequeño que no sabe nada de nada y ni siquiera ha ido a navegar con el abuelo, mira tu.

Es que ya te digo: ser el mayor tiene bastantes ventajas.