Páginas vistas en total

23/3/10

El cole


No te sienta el cole. Cada dos semanas tienes fiebre. Cuando no es un virus es otitis y cuando no algo de garganta. Se te ha juntado todo. El cole, los dientes, el frio que este invierno hace en Madrid...lo cierto es que andas un tanto desmejorado: no comes bien, tienes carucha, has perdido las roscas musleras....pero creces y creces; si sigues así superarás a Pau Gasol. ¿Que tal otro Pau en la NBA?. A tu abuelo le podría chiflar.

Mientras tu tratas de aclimatarte en tu cole, tu abuela ha recibido la noticia de que cierran el suyo después de 122 años. No se como transmitirte los sentimientos que esto me produce.

Recuerdo el día en que tu bisabuela me llevó por primera vez (1960). Yo tenía solamente 4 años. Me impresionaron las escaleras grandes, las que daban a la portería. Y la Capilla. ¡Cuantas horas pasé allí en los 13 años de colegio! En ella tomé la Primera Comunión. En ella aprendí a cantar gracias a la Madre Pilar Alcaud. En ella aprendí a rezar.

Mi primera profe fue la Madre Ana. La recuerdo pequeñita de tamaño. Nos hacía dormir la siesta que nunca dormíamos. Y me enseñó a leer. Debería existir un premio especial para las personas que enseñan a leer. Te aseguro que es un peñazo. Ya me lo contarás en unos años.

En esa época el cole de las Jesuitinas (que así se llamaba) era solo de niñas pero dejaban asistir a niños en párvulos (lo que ahora dicen guardería o jardín de infancia) pero ellos iban a otra clase, la de la Madre Rosa y solamente nos veíamos en el recreo.

En 2º grado estaba la Madre Carmen, en 3º la Madre Pilar y en 4º con su examen de Ingreso incluido, la Madre Quintina. Luego venía el Bachiller Elemental (4 años) con el examen de Reválida y, si lo aprobabas, seguía el Bachiller Superior (2 años) con otro exámen de Reválida. Y si querías ir a la Universidad el PREU con su prueba correspondiente. ¡Igualito que ahora, no te digo!.Ahora si no apruebas te hacen no se que curricular y puedes ir pasando de un curso a otro . Pero es que según anda la educación en este país lo difícil es no aprobar, tienes que ser un lerdo integral.

¡Cuantas monjas y profesoras/es recuerdo de todos aquellos años! La Madre Mª Cruz que nos enseñaba matemáticas y geometría. Era durísima. Todavía la puedo ver agarrada al armario de los abrigos gritando: ""¡la letra con sangre entra!""". Nunca hubo sangre, como puedes suponer, pero ¡daba un miedo que aprendimos matemáticas por narices!. La Madre Antonia que tenía una cicatriz en el labio y eso nos daba como cosa y que era la encargada de llamarnos en un aparte para ¿explicarnos? las cosas de la sexualidad cuando andábamos por los 13/14 años. ¡¡¡¡Jajajaa!!!! estaba mas nerviosa ella que nosotras. Siempre me pregunté por qué le encasquetaron esa labor. La Madre Petra que cuidaba la portería. La Madre Celia, la Madre Inmaculada, la Madre Pilar Arribas, la Madre Sagrario, la Madre Josefa.......y tantas otras...

Recuerdo especialmente a la Madre Pilar Alcaud, entre otras cosas, porque me llevaba bastante mal con ella y eso me costó mas de un castigo. Además de jugar al tenis y esquiar (que en esa época eran deportes de pijos pero que introdujo en el colegio creando sus respectivos equipos) dominaba el arte de la música. Tu abuela aprendió piano con ella. Entonces no existía Conservatorio en Segovia. Me quedaba despues de clase en el cole para aprender solfeo y piano. Luego nos examinábamos en el Conservatorio de Madrid. Cada año íbamos con la Madre Pilar a Madrid, nos alojábamos en la Residencia Universitaria de las Jesuitinas (c/ Ayala 42) y nos examinaban en lo que hoy es ¡El Teatro Real!. Además consiguió un coro colegial para la Capilla digno de haber grabado un disco. El mejor coro colegial que se ha escuchado nunca, te lo aseguro.

Es verdad que el coro lo formaba pràcticamente todo el alumnado. Nos metía en la Capilla. Por un lado las solistas ( unas 20 niñas que, a tres voces, cantábamos los solos) y, por otro, el resto de las alumnas cantando los "estribillos". Y no se salía del colegio hasta que a "ELLA" le parecía bien. Bien significaba perfecto. Era capaz de oír entre 200 voces una que desafinara o no llevara el compás. Y lo hacía notar dando una patada en el primer banco de la capilla y haciéndonos repetir desde el principio.

En mi época había internado en el cole y se podía comer allí. Recuerdo las meriendas. Pan con leche condensada al baño María y una naranja. Como tu abuela era externa no tenía merienda y envidiaba a las internas que se paseaban por el patio pequeño con ella.

Aparte de las asignaturas: matemáticas y geometría, ciencias naturales, geografía, lengua y literatura, historia, francés (ahora estudias inglés, las modas cambian), labores (¿que qué es eso? no tiene traducción, temo que a vosotros nadie os enseñará a coser un botón), trabajos manuales (hoy tecnología), urbanidad (tampoco tiene traducción porque hoy lo que aprenderás es educación para la ciudadanía que no tiene nada que ver) y Formación del Espíritu Nacional (esto tampoco tiene traducción pero es lo único en lo que sales ganando), hacíamos otras cosas que entonces no eran "extraescolares" sino escolares, o sea, estaban dentro del horario colegial aunque nos tuviéramos que quedar dos horas mas. Por ejemplo teatro. Todos los años se organizaba una fiesta al final del curso en el que interpretábamos distintos papeles. Tu abuela ha sido enano de Blancanieves, Tuno, duende entre las flores de Alicia en el país de las maravillas, chacha en una obra de Jardiel Poncela, danzante del grupo de danzas, Santa Ana el día de la Niña María, narradora de varias representaciones de teatro leído (eso creo que ya no se hace pero merece un post aparte), etc, etc, etc......

Y era divertido. Tal vez en esa época no me daba cuenta pero, con el tiempo, he visto que gracias a mi colegio de las Jesuitinas soy lo que soy. Y ahora que voy para mayor, ahora que ya soy abuela, estoy contenta. Todo lo que aprendí en mi cole, mis jesuitinas, me ha servido a lo largo de mi vida para ser mejor persona. Así que hoy, que cierran el cole, solo me queda dar las gracias y recordarle.

No se que van a hacer con el edificio pero, si puedo, cuando vayas a Segovia, te llevaré allí. Y te contaré todo esto y muchos recuerdos mas. Y te hablaré de las monjas y de las compañeras: Marisa Arias, Elena Sanz, Consuelo Madrigal, Ros Martin Burgos, Chonina, Mary Paz, Chelo, Mari Tere Martin Roige, Menena, Paloma Reguera, Sara Postigo, Gina,..........tantas y tantas que se me quedan entre los recuerdos.........cada una con sus cosas, cada una con su historia ¿donde estarán?

No te sienta el cole, de momento, pero te sentará. Y vivirás historias extraordinarias durante tu permanencia en el, y aprenderás, y harás amigos para toda la vida, y te divertirás......Y, sobre todo, eso espero, te enseñara a ser buena persona, responsable y feliz. Como a tu abuela le enseñó su cole, las Jesuitinas de Segovia.

Vamos a darle un aplauso tu y yo, abuela y nieto, en nombre de todas las generaciones que pasaron por él.

GRACIAS A MI COLE.

12/3/10

Mujer florero

De mayor quiero ser mujer florero,

seran ordenes siempre tus deseos

porque tu sabes mas de todo

quiero regalarle a tu casa todo mi tiempo

quiero ser mujer florero

metidita en casita yo te espero

las zapatillas de cuadros preparadas

todo muy limpio y hecha la cama.

No se si te he contado que actualmente no trabajo....fuera de casa. Distintas circunstancias vitales me empujaron a tomar la decisión de tomarme un par de años sabáticos y dedicarme a lo que cuando yo era joven se llamaba "sus labores". Valiente eufemismo. "Sus labores"= hacer camas, limpiar, cocinar, atender cada deseo de la pareja, cuidar y acompañar a los hijos, hacer la compra, gestionar todos los papeleos y reparaciones hogareñas....etc, etc, etc. Mis labores son otras cosas, la verdad. Por ejemplo: ir a la playa, leer, perder el tiempo en internet, escuchar música, estudiar y aprender, salir con amigos, viajar......

Pero bueno, para entendernos, estoy ejerciendo de mujer florero. Y, la verdad, estoy bastante frustrada. Hoy he descubierto que no se me da nada bien.

Estaba tu abuela en la cola de la caja del super, con su carrito medio vacío por eso de comprar solamente lo imprescindible (que yo creía que era lo correcto para no gastar mas de lo necesario) cuando, harta de esperar, se ha fijado en la señora que tenía delante y en su carrito (por el aburrimiento).

Llevaba la mujer un carro incluso mas vacío que el de tu abuela; vamos, cuatro cosas de nada, y me he dicho: "Bien, tardará poco".

ERROR,ERROR, ERROR. RETURN.

Cuando la dama ha llegado a la caja, una vez sacadas las cuatro cosas frescas que llevaba (pescado, pan, algo de fruta y algo de carne) y yo creía que había terminado, ha sacado una lista kilométrica y, con un tono de quien sabe que es cliente de toda la vida, ha empezado a dictar: 2 cajas de vino reserva xxx, 10 paquetes de seis de agua pititín, 30 y tantas cervezas no se que, tropecientas cajas de leche no se cual, Ah! y que me escoja fulanito un jamón pititán pata negra del de siempre deshuesado y envasado al vacío, 20 y pico yogures marca x desnatados......

He pensado que sería directora de un colegio o dueña de un restaurante o algo así hasta que me he fijado en ella. No, no tenía pinta precisamente de ser una trabajadora. Y aquí me ha dado la depre absoluta. Impecablemente vestida, impecablemente maquillada, uñas impecables, hasta el tono de voz era impecable. Y ha pagado sin pestañear 200€. Su compra no llegaba a tanto pero la ha completado con un pack de pilas alcalinas ¡para que no la cobraran el envío!

Definitivamente la auténtica mujer florero.

Y digo yo, ¿como tiene tiempo para salir a la calle a las 11 de la mañana tan I M P E C A B L E?

Tu abuela se ha mirado al espejo (no se por qué tiene que haber espejos junto a las cajas de los super, yo los prohibiría) y la imagen que ha visto ha sido como una bofetada. Con vaqueros y una camisa, con la cara lavada, las uñas cortitas y sin pintar......y un carro de supervivencia en el que ponga lo que ponga siempre paga 50€.

Que esa es otra. Da lo mismo que compre salmón una semana o que compre fruta o lácteos o lo que sea. Nunca baja de 50€. Pienso yo que, alomejor, la caja ya me conoce y en cuanto me ve marca 50€ compre lo que compre.

He llegado a casa con la moral por los suelos. Durante los veinte años que trabajé fuera de casa fui buena en mi trabajo. Hice lo que tenia que hacer bastante bien y mis jefes me consideraban. En cambio, esto de ser mujer florero parece que no se me da bien. Ni se poner voz de cliente de toda la vida (aunque lo soy), ni tengo ganas de estar I M P E C A B L E para ir a la compra. Y ni siquiera tengo constancia de que "el jefe" me considere.

Tal vez debería dedicarme a otra cosa.

6/3/10

Una de médicos


No me extraña que llores y gruñas en cuanto percibes una bata blanca. Debe ser genético por parte de abuela.
Ayer me tocaba revisión ginecológica. Vaya tela. Tenía que estar a las 9:45 en el hospital pero desde que me citaron he estado de los nervios.¡ Con decirte que la noche anterior ni dormí....! Y todo el tiempo pensando para mi misma "pero si yo no me encuentro nada raro, que pesadilla, ¿me encontraran algo? ¿no sería mejor no enterarme y si me tengo que morir pues ¡hala! que sea en unos días?, porque si me encuentran algo ahora, que yo me encuentro bien, me van a estar dando la lata hasta que me muera y para nada porque, al final, me voy a morir igual solo que hasta entonces estaré totalmente angustiada...."

Total que con esa desazón me fui para el hospital. Nunca te llaman a la hora que te han citado así que durante un larguuuuuuuísimo rato tu abuela se encontró en un pasillo del hospital, al borde del ataque de nervios, mirando a todo el que pasaba por allí. Para que contarte...

Por allí pasaron pacientes igualmente angustiados que tu abuela, perdidos como agujas en un pajar siguiendo la correspondiente rayita del color de su especialidad.

Eso tiene tela. Según entras en el hospital hay un montón de líneas de colores que te indican donde tienes que ir: radiología la roja, laboratorio la azul, cirugía la verde, traumatología la morada......
Como si fuera fácil seguir una línea cuando tienes taquicardias y el pulso a 350 por hora.

También pasaron pacientes hospitalizados camino a distintas pruebas médicas. Van en su cama o en su silla de ruedas empujados por personal del hospital que ahora llevan pijamas malvas en vez de verdes o blancos. Debe ser la moda porque no creo que tengan la mala uva de usarlo como símbolo de que todos, al final, estaremos criando las idem.
Algunos pacientes tienen buen aspecto pero otros, ¡ay Dios! otros son auténticos aspirantes a cadáver. Que digo yo que que necesidad hay de que te recuerden que la vida es breve. Y todos con su historia clínica puesta. Digo bien, el que puede la lleva en la mano y, el que no, la lleva colocada encima de la barriga.

Total que cuando entro me hacen las pruebas, y una espera que salga la enfermera y le diga: ITV pasada, hasta dentro de un año. Pues no, sale la enfermera y te dice que el/la doctor quiere hacerte esta y aquella otra prueba, que esperes que enseguida te llaman.

Y tu abuela al borde del infarto pensando que seguramente de cancer no se va a morir, no. Se va a morir de un infarto ya. Pero ya.

Después de tropecientas ecografías, mamografías y tocamientos varios ¡POR FIN! dice el médico: "puedes irte. Hasta el año que viene".

Y ahí tienes a tu abuela, feliz como una perdiz como si acabara de volver a nacer. Pero que rato, hijo, que rato......